jueves, 21 de junio de 2007

Canon del Sumidero, y un poco de la capital de Oaxaca

Agarramos un camioncito urbano para llegar al Canon del Sumidero, desde San Cristóbal de las Casas, a un costo muy barato, solo que la caminada desde la carretera hasta la entrada al canon si es algo, sobre todo por el intenso calor de verano. Cuesta como $150 pesos m.n el recorrido como de 1 hr por todo el parque ecoturistico, pero tienes la opción de negociar con los lugareños lancheros para que te den un buen descuento, en nuestro casi nos vendieron un brazalete ya usado a mitad de precio, es una negociación interna ellos saben como manejarla y pues mucho mejor para un mochilero, jejeje, de eso se trata de disfrutar y viajar economizando lo mas que se pueda.
Al subirte a la panga, te ponen su chaleco salvavidas, te pones tu bronceador y a disfrutar el viaje, jejej, el agua es muy obscura, pero al estar entre medio del canon con paredes abruptas y disfrutar de la selva, uuufff, hace de un recorrido inigualable, se pueden apreciar diferentes tipos de aves en el recorrido, inclusive pequeños changos montados en los arboles. Algo que me sorprendió fue el ojo de águila que tiene el lanchero para identificar rápidamente donde se encuentran ubicados los cocodrilos, de hecho en el canon del sumidero en varias zonas se pueden encontrar estos animales, yo no se como le hacen lo lugareños, pues a lo largo del recorrido se veía varía gente bañándose en el rió, jejej, con que valor lo hacían.


En el recorrido te encuentras con una formacion rocosa llamada el arbolito de navidad, adquirió esta misma forma según por las lluvias, arriba de el también se ve como una cara, son increíble ver estas formaciones en los altos acantilados; el acantilado mas alto tiene una altura de unos 1000m aproximadamente, dice la leyenda que los indígenas en la época de la conquista española se aventaban de lo alto del acantilado para no ser mas sometidos a la esclavitud, es algo impresionante ver esa altura. Se aprecia en el recorrido también un altar a la Virgen de Guadalupe, se forma como una pequeña caverna en lo alto del acantilado, ahí la gente lugareña construyo un pequeño altar como devoción a la Virgen de Guadalupe, viéndose el valor de la gente al subir a poner sus ofrendas en lo mas alto de la cueva, como Fe que le tienen a esta Santísima Virgen de Guadalupe. Sin duda el paseo fue muy entretenido e interesante, disfrutando así de la selva de Chiapas, sus ríos, acantilados, sobre todo de la naturaleza que brinda este tan hermoso estado de México. De ahí partimos hacia Tuxtla Gutierrez, Chiapas, para de ahí tomar camión a la capital del estado de Oaxaca.


Llegamos a la capital, como a las 5am, empezamos a buscar por todo el centro histórico un hostal donde quedarnos, aun no amanecía, gracias a la gran caminata que dimos pudimos apreciar lo hermoso que es el centro historico de oaxaca, con un toque colonial en sus edificios, plazas e iglesias hacían de oaxaca un lugar mágico, aunque dicha ciudad se veía un poco deteriorada por las fuertes manifestaciones que habían sucedido unos meses atrás, la manifestación de la APO, huelga hecha por maestros por inconformidad en sus sueldos, si se podía apreciar ventanas quebradas, muchas paredes rayadas o grafitiadas, un poco deteriorada la ciudad, sobre todo el centro histórico, de ser una manifestación se convirtió en un acto de vandalismo para ese patrimonio histórico. Batallamos mucho para encontrar hostal, todos estaban llenos, los precios varían entre $90 y $110 pesos m.n. ya con desayuno incluido. Caminamos mucho, contemplando la ciudad; en sus mercados puedes encontrar precios muy económicos, desde comida típica oaxaquena, artesanías, dulces, nieves típicas de la región, son mercados muy grandes. Sin duda, al recorrer sus plazas, calles, mercados, te vas empapando de tan bonita cultura y gastronomía que ofrece ese estado, siendo así un destino muy atractivo para nosotros los mochileros.
De Oaxaca, tomamos un camión al Distrito Federal, teníamos vuelo de la ciudad de Toluca, Estado de México al otro día muy temprano hacia Tijuana, Baja California. Mi mochileada por el sureste mexicano ya había terminado, tenia que regresar a mi tierra Ensenada, B.C. , Mexico. El haber hecho este viaje mochileando me hizo cambiar mi concepto de apreciar la vida, me hizo reflexionar y sobre todo vivir y experimentar muchisimas cosas, conocí la historia, naturaleza, gastronomía y sobre todo la cultura de los diferentes estados de la Republica Mexicana, lo cual fue lo valioso para mi, al igual el haber experimentado este concepto de mochilear el cual no lo cambiaria por nada del mundo. Suerte!!!!