viernes, 8 de junio de 2007

Llegamos a ToLucA y al DF!!!



Llegada a Toluca!!!




Después de haber volado toda la madrugada, en realidad esa noche no pude dormir nada en el avión, deseaba con ansias el estar dormido en mi cama, por el hecho de no estar acostumbrado a dormir sentado; por fin aterrizamos en toluca. De hecho estaba amaneciendo cuando íbamos bajando del avión. Al bajar, nos recogió un camioncito para llevarnos del avión a la sala para recoger nuestro equipaje, cosa muy curiosa pues de todo el tiempo que había viajado en avión a diferentes partes de México, nunca me había tocado que un camioncito nos diera un paseo en la pista, jojojo.




Al salir del aeropuerto abordamos una minivan tipo taxi, nos cobro $70 pesos m.n. por persona para transportarnos de Toluca hacia el Df, una ruta aproximada de 55mn. Toluca es una ciudad muy fría, de hecho viajábamos en verano y el clima se sentía muy fresco, a comparacion del clima de mi ciudad Ensenada, Baja California al noroeste de México, donde también las temperaturas son muy elevadas. El camino es muy atractivo, con muchos pinos y áreas boscosas muy verdes, ranchos y restaurantes a la orilla de la carretera, era todo un paisaje, sobre todo para mi, era mi primera ves por esos rumbos.


En el DF.......

Por fin llegamos al DF, rápido se notaba la metrópolis mas grande de México, nuestra siguiente parada era la Central de Observatorio, supuestamente era la central mas cercana a la carretera de Toluca. Al bajar de la mini van , ooooHH sorpresaaaa, CHILANGOLANDIA en su máximo esplendor, dicho y hecho a como se decía al noroeste del país, la misma conducta característica de la gente de esa ciudad; la gente gritaba, vendiendo todo tipo de artículos, puestecitos de comida, ropa, juguetes, artículos, de TODO!!!! por todos lados, la gente salia de todos lados, era como estar en otro mundo, realmente yo me sentía un poco asustado de ver tanto bullicio, y sobre todo del peligro implicaba estar en esa ciudad por los altos índices de delincuencia.




Nos dirigimos hacia la central del metro llamada observatorio, íbamos todos cuidándonos las espaldas, pues nos daba un poco de miedo que nos pudieran arrebatar lo poco que nos colgaba de la mochila. Bajamos a tomar el metro, es increíble la rapidez con la que viaja el metro, la rápidas con la que camina la gente, como si todos tuvieran contado el tiempo. Es de lo mas aterrador el tener que subirse al metro, solo con unos cuantos segundos para hacerlo, teniendo que esperar a que la gente baje para poder uno subir rápido, y mucho mas aterrador cuando no se sabe hacia donde vas, en lo personal, yo no sabia ni a donde nos dirigíamos; la gran fortuna fue tener a nuestra prima Miriam, ella vivió unos cuantos anos en el DF, así que sin problemas ella fue la que nos movió en la gran ciudad.




No te imaginas la cantidad de espectáculos que ves dentro del metro, jeje, vendedores ambulantes, gente vendiendo comida, gente pidiendo dinero, gente de todo tipo, todo un espectáculo, sobre todo cuando los vagones exceden en pasaje. Cuidado en no pasarte de tu estacion, pues el pacerte implica todo un show para volver de regreso.