jueves, 26 de febrero de 2009

Isla de Ometepe, Nicaragua

Después de 6 horas viajando por el Lago Cocibolca, en un ferry de segunda clase, y con mucha marejada, llegamos a Isla de Ometepe, al poblado llamado Altagracia. Llegamos como a las 8pm. Al llegar nos encontramos con un pequeno pueblo, muy tranquilo, en el cual se puede caminar sin ningún problema a pesar de la hora que sea. Altagracia queda a 2km del muelle, por lo que decidimos irnos a pie, por una pequeña callecita de terraceria. Al comienzo íbamos muy emocionados, pero hubo momentos en los que no se veía nada a mas de 3mn enfrente de ti, nos agotamos mucho caminando por el gran peso que traíamos en la mochila. Afortunadamente nos encontramos con el Ejercito Nicaraguense y nos dio un aventón hasta el pueblo de Altagracia.

Es un pequeño pueblo en el que practicamente no hay nada, a las 9:30pm todo mundo estaba dormido, solo unos cuantos jóvenes jugando en los pequeños parques, y lo mas decepcionante, es que no había ni un establecimiento abierto para poder cenar algo rico, por lo que tuvimos que dormir con mucha hambre, desesperados esperando a que fuese el otro día para comer algo rico. Al otro día despertamos, desayunamos algo ligero, recorrimos el poblado y tomamos un camión hacia Moyogalpa, otro pequeño pueblo pero un poco mas concurrido por los mochileros. Algo que me causo mucha risa fue ver a gente local correteando vacas por todas las calles, solo deteniéndolas con un lazo, jejeje, eso se veía por cualquier calle, paseándolas como si fueran perros.

Llegando a Moyogalpa conocimos a una pareja de franceses, y a un costarricense, muy agradables personas y buenisima gente, ellos estaban rentando una casa por 15 días, cerca de Finca Magdalena, nos recibieron ahí, además de ofrecernos posada, nos ofrecieron comida, algo que se agradece y aprecia mucho en este tipo de viajes. Por la noche no la pasamos muy bien, gente que se hospedaba en hostales en los alrededores se concentro en la casa donde nos quedabamos tuve la oportunidad de malabarear con fuego con esta chica francesa llamada Coco, el ambiente se puso muy bueno, con una batucada excelente, y todos cotorreando y conviviendo toda la noche.

Ometepe es una isla muy silvestre, avistamiento de aves por todos lados, muchas pero muchas tarantulas, de hecho muchas luciérnagas, tenia anos que no veía yo una, fue algo intenso estar en una isla en medio de un hermoso lago, donde estas conviviendo con toda la naturaleza en su esplendor, incomunicado del mundo exterior y no queriendo volver jamas a tu mundo real.