lunes, 16 de febrero de 2009

Volcan Pacaya, Guatemala

Las salidas son de Antigua, Guatemala. a fuerzas se tiene que tomar un tour con guia especializado para poder disfrutar del viaje. Por todas las calles principales de Antigua ofrecen este tipo de tours, para ir al volcán, solo que hay que buscar el mejor precio, pues a final de cuentas te juntan con la demás gente que contrato el servicio en otras agencias y transportan a todos en un camión grande hacia Pacaya.

El volcán se encuentra como a hora y media de la ciudad, al llegar los guias ofrecen caballos y varas o palos que sirven de apoyo para subir hasta la cima. Yo no tome ni uno, me lo avente sin apoyo disfrutando del paisaje. Es un recorrido de una 1hr con 50mn para subir y lo mismo para bajar. Es muy recomendable llevarte tu linterna, pues estando en la cima disfrutas el atardecer y en la bajada se hace de noche.

La subida es intensa, no terminas de subir, claro que puedes ir descansando por periodos, no muy cortos, pues tienes que ir a un mismo ritmo al igual que todos, pues se le asigna un nombre al grupo para no tener pierde empezando a subir. Estos 4 km de subida son hermosos, contemplando los pequeños pueblos en la falda del volcán, disfrutando del viento y sobre todo de la experiencia de ir ascendiendo a un volcán que se encuentra activo y poder apreciar su lava a escasos 2 metros, es algo único. No sientes el cansancio, todo el recorrido es increíble. De repente toda la flora cambia, llegas a un punto en donde solo se ve el volcán, con un suelo aspero y obscuro, en el que solo puedes caminar por pequeños senderitos de pura piedra filosa volcánica. La ultima subida se pone muy ruda, se aglomera como 90 personas casi en la cima, todos parados en un solo caminito, parados en pura piedra resbaladiza. Una caída ahí podría ser mortal, pues estas parado como a 1000m de altura, con precaución puedes llegar hasta a 1mn de la lava. Justo ahí es cuando empieza a atardecer, en la pura cima del volcán, viendo la lava que va resaltando su color fluorescente conforme se va acabando la tarde. Es un paisaje Inolvidable. Tuve un poco de miedo en un momento, pues había tanta gente que de repente nos deslavamos como 8 personas por unos cuantos metros hacia abajo, jeje, pero valió la pena, me traje mis 3 piedras volcánicas (lava seca) y un grandisimo raspón en mi tobillo, buenos recuerdos del Volcán Pacaya, que brinda la increíble naturaleza de la Meseta Central de Guatemala.