jueves, 12 de marzo de 2009

Portobello, Panama

Nuestro viaje a Portobello fue de lo mas rápido que pudimos hacer. Ya después de haber viajado desde Almirante, ubicados en Bocas del Toro, llegamos a Panama city, ahí rápidamente tomamos un bus que nos llevara hacia Portobello; una de las ciudades con mas historia del país de Panamá. Es un poblado chico, para mi forma de ver y un poco temeroso, la mayoría de la gente que conforma este poblado son negros, pues desde los anos 1500 fueron traídos como esclavos y al igual traídos para la construccion del Canal de Panamá, estableciendo en varias costas del Caribe sus poblados.

Al llegar nos ubicamos, y encargamos nuestra mochila en la iglesia del pueblo. Rápidamente nos dirigimos hacia lo mas antiguo y lo mas impresionante del lugar, esto es una fortificacion construida en el ano de 1664, esta fortificacion fue construidas para brindar una protección en contra de los piratas que en esas épocas saqueaban todo lo que tenían a su alcance, algo similar a la ciudad de Campeche, México, que cuenta con estas mismas características en sus enormes y magnificas fortificaciones, esto me llevo a tener mucho mas interés y adentrarme en la historia del lugar, ya que hacia unos meses antes de empezar mi recorrido por Centroamerica había estado en esa zona de México. Se dice que Portobello fue el primer pueblo Centroamericano del cual salian todas las embarcaciones hacia Europa, transportando sin fin de cosas de las cuales los españoles se apoderaban sin tal consideracion.

El agua azul turquesa, su colorida flora, su historia hacen del lugar algo increíble, me hubiera gustado haber dormido en el lugar, pero lamentablemente después de pasar el medio día ahí, tuvimos que regresar a la ciudad de Panamá; pero no antes de haber disfrutado unas tortas hechas por nosotros en la plaza del Pueblo, aunque las hormigas se querían apoderar de nuestra comida y de nosotros, realmente las disfrutamos, sobretodo por tener todo el día sin haber comido nada, jajaja,, Como extraño PORTOBELLO!!!!!

martes, 10 de marzo de 2009

Frontera Panama

Por fin llegábamos a nuestro destino, el ultimo país de Centroamerica.. PANAMÁ!!, este seria nuestro ultimo país que recorreríamos, claro que aun nos faltaban varios destinos ya de regreso a Mexico. No tuvimos problema alguno en cruzar la frontera, solo pagar una Tarjeta de Turistas y sellar el pasaporte al ingresar. Ahí mismo tomamos una combi hacia la Ciudad de David, nuestro destino era llegar a Almirante para tomar un Water Taxi hacia Bocas del Toro.
Al otro día, después de haber sido rescatados por la policía de la ciudad de Almirante por haber llegado a altas horas de la noche, salimos del hotel donde habíamos descansado y nos dirigimos hacia el muelle. La isla de Bocas del Toro esta como a unos 20km de Almirante, es un recorrido bueno, el agua muy bonita, y sobre todo el observar a la gente garifuna de la región navegando en pequeñas balsas a remo por esa parte del océano, sobre todo niños pequeños pescando ancladosen medio de la nada. Se Admira lo que hace la gente de la región para salir adelante y sobrevivir con las riquezas que brinda la naturaleza.
Me encanto el pequeño pueblo, es un pueblo garifuna, en el Caribe de Panamá, con un ambiente hospitalario, mucho reggaee, Rastafaris y en donde me hubiera gustado pasar gran parte de mi vida, sentía como si estuviera en una película, o en alguna ciudad de Jamaica.

Fue fácil encontrar donde quedarnos, al atardecer caminamos por el pueblo, y terminamos en una pequeña playa haciendo castillos de arena entre mi amiga Noemi y yo, el atardecer fue bello, aunque no se contemplaba en momentos por estar nublado un poco. En el hostal conocimos gente, en realidad no me acuerdo ahorita de sus nombres, solo recuerdo que eran muy agradables. Salimos a los bares de los alrededores, un ambiente en el que nunca había estado, ver como la gente local se divertía, como bailaba, algo extremadamente diferente en ver que todos eran negros, solo los mochileros extranjeros eramos la gente mas castaña. Me encanto esa vibra que se sentía en todo el lugar. Fue un día intenso, el cual recordarlo me hace volverlo a vivir.

lunes, 9 de marzo de 2009

Dominical, Costa Rica

Mi estancia en playa dominical fue puro Camping Libre, ya que los pocos hostales estaban todos ocupados, por lo que sin pensarla y al darme cuenta que otra gente acampaba libremente y sin ningún peligro lo hice. Es increíble como quedas instalado en la orilla de la playa, debajo de palmeras altísimas de coco, entre selva tropical y playa!!! uno de los mejores paisajes en lo que había sido mi travesía por Centroamerica.
Playa Dominical es un pequeño poblado, muy concurrido por gente joven, con buen espíritu, buena vibra, se goza mucho el tomar el sol, y por supuesto la practica del Surf, que en mi caso fue Bodyboarding. Aproveche para nadar un poco, me di cuenta que mi condición nadando a distancia es fatal, no como los buenos tiempos cuando se esta mas joven. Relajado, sin preocupación, disfrutando de la increíble naturaleza, de los atardeceres tan hermosos, y por supuesto practicando mi Poi, que mas le podía pedir a la vida. En esos momentos solo pensaba en quedarme en ese sitio para siempre, asi me paso en casi todos los destinos, jeje, es la bendicion de viajar mochileando, y vivir de lo que la naturaleza te brinda, creo que a cualquiera de nosotros nos ha pasado por la mente eso algún día.

Faltaban unos cuantos km para llegar a la frontera con Panamá, lo que me emocionaba un poco y a la ves me entristecía, pues Panamá era el ultimo país por recorrer, el ultimo de Centroamerica, pero claro!!! aun quedaban muchisimos destinos por conocer ya en el regreso a México.

Tuvimos pequeños problemas con los alimentos, pues las tiendas carecían de ellos, muy pocas cosas, esos días estuvimos pegándole a los ricos sandwiches con pan baguette, hasta eso el aguacate les da un riquisimo sabor, jeje.

sábado, 7 de marzo de 2009

San Jose, Costa Rica

Que rico se siente andar con toda tranquilidad y confianza en una buena Capital,, así lo viví en San José, a pesar de caminar y recorrerla en gran parte, todas sus calles y gente inspiraban confianza, al menos tuve la suerte de que no aconteciera algo malo, no como otras personas que consideran que es una ciudad con altos índices delictivos; claro que todas las ciudades grandes los tienen, pero en mi caso, todo fue normal. Disfrute mucho mi estancia ahí, sobre todo al poder caminar y caminar sin sentir tanto calor como lo había estado sintiendo en todo el país, pues San José es una ciudad fría y fresca,, que bendición.

Su parque central, me encanto la infinidad de pericos o loros silvestres que se encuentran en los mas altos arboles ubicados ahí en el parque, le dan vida a la ciudad. Fuera en México ya habrían acabado con esa especie de loros. Había un pequeño festival ubicado en el centro de la plaza, me sorprendió la cantidad de gente, no pude identificar si lo hacían cada fin de semana, o solo lo hicieron por ese día, pero era un festival muy animado. Fue una ciudad a la que le saque el mas provecho posible, aunque uno como mochilero prefiere esquivar la urbanizacion e instalarse en poblados o sitios un poco mas solitarios y tranquilos.

viernes, 6 de marzo de 2009

Peninsula de Nicoya, Costa Rica

Como en todos los lugares, encuentras poca gente que te sabe dar buena información y mucha que te da mala info. Salimos de Playa Tamarindo, ubicada en la pequeña Península de Nicoya. El sur de la Península se caracteriza por tener playas para practicar verdaderamente lo que es el deporte del Surf, con unas de las mejores olas de todo el país, entre ellos los poblados de Moctezuma y Mal Paraíso. Para buena suerte de nosotros, decidimos bajar por toda la península, con destino a estos poblados, preguntamos como llegar, a los mismos choferes de los buses, cada uno nos iba dando una versión diferente de como llegar, a que poblados ir llegando y que transporte ir tomando, fue toda una tarde de intenso viaje, en bus, parando y parando por cada poblado, entre ellos, Tamarindo de donde salimos, Santa Cruz, Nicoya, una de las ciudades mas importantes y antiguas de la Península, con mucha historia, ademas de Jicaral, y Playa Naranjo entre otros. Bonita Sorpresa nos llevamos al llegar a Playa Naranjo, ahí era el fin de la travesía, ya no había transporte que nos pudiera llevar hacia Playa Moctezuma, solo taxis particulares que cobran un dineral, y aparte por ser altas horas de la noche no se podían ubicar. La única opción era tomar un Ferry, el ultimo que quedaba, con destino hacia Punta Arenas, y esperar a la mañana siguiente para Viajar en el mismo ferry hacia Playa Moctezuma. Punta Arenas se caracteriza por tener altos índices de delincuencia, por lo que nos recomendaron no llegar en la noche, así que tuvimos que dormir afuera de las instalaciones de la terminal del ferry. Afortunadamente nos dieron asilo en el terreno de una Palapa Bar, ubicada a unos metros de la terminal. Ahí pasamos la noche acampando, esperando la primer salida del Ferry a las 8am. Esa noche estuvo intensa, hizo mucho aire, de puro milagro no salimos volando con todo y casita de acampar, eramos los únicos acampando ahí; si sentí un poco de temor, tuve que estar pendiente toda la noche a los ladridos de un perro, que era nuestro ángel guardián avisándonos de cualquier anomalía, fue una noche dura, afortunadamente, salimos al otro día, hacia punta arenas, para seguir nuestro camino hacia las bellisimas playas.

jueves, 5 de marzo de 2009

Tamarindo, Costa Rica

Vaya llegada a Playa Tamarindo, después de viajar por mas de 3 horas en un bus urbano, paradas por todos los pueblos que se encontraba, algo muy cansado, por fin llegábamos. La primera impresión de la ciudad fue linda!!, ciudad muy animada y turística, donde todo mundo va a divertirse. Al preguntar por la ubicación del hostal que buscábamos, le preguntábamos a un señor Salvadoreño, el se encontraba trabajando afuera de un restaurante, durante la platica supo que eramos Mexicanos, le sorprendió tanto, que hasta dinero nos dio!!! para que cenáramos esa noche y nos pudiéramos instalar tranquilamente en cualquier hostal; como siempre lo he dicho, mochileando cualquier regalo o detalle es bieeen recibido!!!!. pues nos comentaba que para el México era como su segunda patria, después de una larga platica, nos dirigimos a instalarnos pues había sido un día largo.

El hostal estaba bueno, llamado Coral Reef, a una cuadras de la playa, y sobre todo casi a un lado de una tienda de Surf, con renta de equipo para BODYBOARDING!!!, hell yeah, a darle al playon.



A la mañana siguiente, desayunamos, nos preparamos un hostal homemade breakfast, jeje y nos dirigimos rápidamente a la playa. No me preocupe tanto por querer conocer la ciudad, sino que era tanta mi emoción por practicar bodyboarding de nuevo en las playas de Costa Rica que la caminata la deje para después, aparte que quería seguir enseñándole a mi companera de viaje Noemi, para que le perdiera el miedo al mar.

Como en toda playa la disfrutamos mucho,,, caminata por toda la playa y por todo el poblado, mucho surf, mucha practica de poi (malabarismo con fuego), apreciando buenos atardeceres y sobre todo unas ricas cervezas Imperiales,, uufff, cotorreando con la gente del hostal. Sin duda como en todo el país de Costa Rica, lleno de Magia por todos lados. Pura Vida!!!!

lunes, 2 de marzo de 2009

Playa Coco, Costa Rica...PURA VIDA!!!

La entrada a Costa Rica fue muy tardada, desde el hecho de salir de Nicaragua, hasta sellar el pasaporte en las oficinas de Migracion de Costa Rica, a causa de tanta gente en espera, unas filas enormes; tardamos como unas 4 horas y media en poder cruzar libremente a ese país. Eso me impacientaba mas y quería ya estar conociendo y recorriendo todas sus ciudades, por el hecho de ser un país tan sonado en México, caracterizado por ser un paraíso, sobre todo para Estados Unidos, ya que ellos lo toman como el patio trasero, jejej, al menos así lo comentan los Ticos, la gente nativa de Costa Rica.


De ahí de Paso Canoas, tomamos un camiónhacia Liberia, con un recorrido aproximado de 1 hora y media. El bus lo llenaron completamente, gente parada en el pasillo, entre ellos yo, lo bueno que estuve cerca del chofer, por lo cual me la pase platicando todo el camino, hasta llegar al destino. El sabia mucho de música mexicana, de varios grupos de rock alternativo de México, unos de ellos era el grupo Mana, de hecho hasta sabia los anos exactos en que habían sacado disco, cosa que yo como mexicano ignoraba, por no gustarme tanto ese genero; pero en fin, si sentí un poco de verguenza por no saber eso siendo un grupo mexicano.

Al llegar a Liberia, en la misma terminal de buses tomamos el otro bus hacia Playa Coco, llegamos casi atardeciendo, por lo que lo vimos muy bonito por entrar por una de las calles principales, con mucha gente, bares, restaurantes, artesanías,etc. Se veía muy animado y concurrido el lugar. Caminamos por todos lados, cenamos un rico pollo en uno de los restaurantes de la zona, una de las cosas que note en esta ciudad, es que practicamente es una zona como para gringos con edad mas avanzada, no tanto para mochileros, la ciudad era bella, pero el ambiente si un poco mas para gente mas grande, no había hostales, solo uno, carisimo por cierto y mucho menos lugares para acampar. El único lugar para acampar, es con el conocido Rolando, un lugar no muy bonito, con baños compartidos horribles, pero horribles, eramos los únicos acampando. No recomiendo para nada este sitio para acampar. Lamentablemente no permiten el camping libre en playa, por lo que no queda de otra mas que quedarse ahí.

Me encanto tanto la vida silvestre, tanta vegetacion; en una ocasión que caminaba, me tope con un huerto de mangos, unos mangos enormes, empecé a cortar unos, al estarlos cortando, en lo mas alto del árbol, había una familia de changos, no se que especie, pero ahí estaban, sentados y quietos viéndome como batallaba para cortarlos, tuve la oportunidad de tomarles una foto.

Al partir de la ciudad, batallamos mucho para conseguir raite, por lo que caminamos como unos 8km con mochila al hombro, vale la pena caminar admirando el paisaje, y disfrutando del atardecer sobre estando en costa rica,, pura vida!!!!