martes, 10 de marzo de 2009

Frontera Panama

Por fin llegábamos a nuestro destino, el ultimo país de Centroamerica.. PANAMÁ!!, este seria nuestro ultimo país que recorreríamos, claro que aun nos faltaban varios destinos ya de regreso a Mexico. No tuvimos problema alguno en cruzar la frontera, solo pagar una Tarjeta de Turistas y sellar el pasaporte al ingresar. Ahí mismo tomamos una combi hacia la Ciudad de David, nuestro destino era llegar a Almirante para tomar un Water Taxi hacia Bocas del Toro.
Al otro día, después de haber sido rescatados por la policía de la ciudad de Almirante por haber llegado a altas horas de la noche, salimos del hotel donde habíamos descansado y nos dirigimos hacia el muelle. La isla de Bocas del Toro esta como a unos 20km de Almirante, es un recorrido bueno, el agua muy bonita, y sobre todo el observar a la gente garifuna de la región navegando en pequeñas balsas a remo por esa parte del océano, sobre todo niños pequeños pescando ancladosen medio de la nada. Se Admira lo que hace la gente de la región para salir adelante y sobrevivir con las riquezas que brinda la naturaleza.
Me encanto el pequeño pueblo, es un pueblo garifuna, en el Caribe de Panamá, con un ambiente hospitalario, mucho reggaee, Rastafaris y en donde me hubiera gustado pasar gran parte de mi vida, sentía como si estuviera en una película, o en alguna ciudad de Jamaica.

Fue fácil encontrar donde quedarnos, al atardecer caminamos por el pueblo, y terminamos en una pequeña playa haciendo castillos de arena entre mi amiga Noemi y yo, el atardecer fue bello, aunque no se contemplaba en momentos por estar nublado un poco. En el hostal conocimos gente, en realidad no me acuerdo ahorita de sus nombres, solo recuerdo que eran muy agradables. Salimos a los bares de los alrededores, un ambiente en el que nunca había estado, ver como la gente local se divertía, como bailaba, algo extremadamente diferente en ver que todos eran negros, solo los mochileros extranjeros eramos la gente mas castaña. Me encanto esa vibra que se sentía en todo el lugar. Fue un día intenso, el cual recordarlo me hace volverlo a vivir.