jueves, 5 de marzo de 2009

Tamarindo, Costa Rica

Vaya llegada a Playa Tamarindo, después de viajar por mas de 3 horas en un bus urbano, paradas por todos los pueblos que se encontraba, algo muy cansado, por fin llegábamos. La primera impresión de la ciudad fue linda!!, ciudad muy animada y turística, donde todo mundo va a divertirse. Al preguntar por la ubicación del hostal que buscábamos, le preguntábamos a un señor Salvadoreño, el se encontraba trabajando afuera de un restaurante, durante la platica supo que eramos Mexicanos, le sorprendió tanto, que hasta dinero nos dio!!! para que cenáramos esa noche y nos pudiéramos instalar tranquilamente en cualquier hostal; como siempre lo he dicho, mochileando cualquier regalo o detalle es bieeen recibido!!!!. pues nos comentaba que para el México era como su segunda patria, después de una larga platica, nos dirigimos a instalarnos pues había sido un día largo.

El hostal estaba bueno, llamado Coral Reef, a una cuadras de la playa, y sobre todo casi a un lado de una tienda de Surf, con renta de equipo para BODYBOARDING!!!, hell yeah, a darle al playon.



A la mañana siguiente, desayunamos, nos preparamos un hostal homemade breakfast, jeje y nos dirigimos rápidamente a la playa. No me preocupe tanto por querer conocer la ciudad, sino que era tanta mi emoción por practicar bodyboarding de nuevo en las playas de Costa Rica que la caminata la deje para después, aparte que quería seguir enseñándole a mi companera de viaje Noemi, para que le perdiera el miedo al mar.

Como en toda playa la disfrutamos mucho,,, caminata por toda la playa y por todo el poblado, mucho surf, mucha practica de poi (malabarismo con fuego), apreciando buenos atardeceres y sobre todo unas ricas cervezas Imperiales,, uufff, cotorreando con la gente del hostal. Sin duda como en todo el país de Costa Rica, lleno de Magia por todos lados. Pura Vida!!!!